Buscando la sencillez: ideas para simplificar nuestra vida

¿No te han hecho nunca esa pregunta de “qué salvarías de tu casa si hubiera un incendio”? Bueno, una vez que has dicho los niños y el gato, ¿qué te viene a la cabeza? Lo primero que suelo decir es: mi bolso. En el bolso siempre llevo lo más importante: mis documentos (no sabéis el dolor de cabeza que me da pensar en renovar todos los carnés), mi tarjeta de débito (no me gusta verme desasistida económicamente), el móvil y mi agenda de trabajo (no soy nada sin ese cuadernito). Así que hablando claro, necesito esas cuatro cosas para mi vida diaria.

Todo lo demás: son accesorios. Por supuesto que necesito ropa para vestirme, pero siempre me puedo comprar un vaquero y una camiseta cualesquiera. Claro que tengo mis libros para las clases y mi colección adorada de Harry Potter; me daría mucha pena pero sobreviviría. Casi todo lo que tengo en el piso es prescindible, aunque quizás me fastidiaría mucho perder todo el trabajo que tengo en el ordenador… vale, si me diera tiempo creo que cogería el bolso y el ordenador. El resto, por mucho valor económico o sentimental que tuviera, no lo necesito.

Y pensando en todo esto y en el hecho de que nuestro piso es pequeño (pero no necesitamos más), este mes he tomado una resolución. En realidad son varias, pero están relacionadas:

Resultado de imagen

No voy a comprar absolutamente nada hasta el año que viene:
nada de ropa nueva (si no contamos el vestido de novia), nada de aparatos electrónicos ni de cocina, nada de juegos, nada de libros (para eso están las bibliotecas). Excepción: estamos terminando la decoración del salón y nos faltan dos cosillas o tres (pero ya os aviso que vamos a tirar de reciclaje y segunda mano).

Resultado de imagen

Me voy a deshacer de todo lo que pueda:
En el cambio de armario para el verano ya hice una selección de ropa para donar, para hacer trapo, o para dar a conocidos. Al sacar la ropa de otoño/invierno haremos igual. Y esto funciona con otras tantas cosas: libros, vajilla, tarjetas…

  • Lo que se usa a menudo: para liberar la casa de objetos inútiles, pasa un rato en cada habitación y toma todo aquello que no has usado en la última semana o mes. ¿Realmente necesitas tenerlo en casa? ¿No es más bien un trasto?
  • Dales una segunda oportunidad: Clasifica lo que no quieres y si está en buen estado puedes intentar venderlo a tiendas de segunda mano (o particulares a través de internet), dárselos a conocidos que les darán un buen uso o llevarlos a una ONG u organización benéfica. Si realmente están en mal estado, llévalos a un punto limpio de reciclaje, pero no los tires a la basura normal.
  • EXTRA: 10 cosas de tu casa que debes tirar.
  • EXTRA: 10 excusas para seguir guardando chismes.

Resultado de imagen

Facilitar la limpieza de la casa: después de haber comprobado el fracaso de nuestro sistema de limpieza, me dio por pensar en que el problema era esperar a que estuviera sucio, o tener tiempo el fin de semana, pero muchas veces era el caos de tener mil cosas por en medio que estorbaban y daban la sensación de sucio.

  • Recoger después de usar: después de hacer una actividad se deja siempre un rastro. Lo importante es recoger en el momento y limpiar rápidamente lo ensuciado.
  • Limpiar antes de ensuciar: A veces es más fácil pasar el trapo del polvo por el mueble antes de que se vea sucio que pegarse la paliza de desempolvar toda la casa de una vez.
  • Marcarse rutinas: Si todos los días antes de irse a trabajar se recoge el dormitorio, no se verá sucio cuando vuelva por la noche súper cansada.
  • EXTRA: imprimibles para la limpieza de casa.
  • EXTRA: Cómo mantener la casa limpia en 15 minutos diarios.

Tener una casa recogida tiene muchos efectos positivos en tu salud mental, y para facilitar este proceso es práctico no tener demasiadas cosas. Ese es mi objetivo principal: limitar el número de cosas que tenemos a lo esencial. No pretendo vivir con un puñado de cosas básicas, pero tampoco tengo la necesidad de tener un armario entero lleno de ropa que a veces no tengo tiempo de ponerme en un año.

Ver imagen originalEste es el primer paso hacia una vida más simple y más fácil en la que voy a dar prioridad a las cosas que de verdad importan: las personas y los momentos.

  • Invertir en experiencias y no en objetos: soy más feliz pasándolo bien que teniendo mucha ropa en mi armario. El placer de comprarse una prenda es pasajero, pero es cierto que si es algo que usaremos mucho vale la pena; aunque el placer de pasar un día en la playa también es pasajero, los recuerdos no lo son.
  • Dedicarme tiempo a mì misma y a nosotros como pareja: a veces en la vorágine del día a día no nos damos cuenta del cansancio que vamos acumulando y del tiempo que pasamos a hacer tareas cotidianas y laborales tediosas. Cada día quiero pasar un momento de descanso haciendo algo que me gusta, leer antes de dormir en vez de ver series malas en la tele, relajarme antes de ir a trabajar por la mañana, hacerme una mascarilla o la manicura el fin de semana…
  • EXTRA: La Importancia De Dedicarse Tiempo A Uno Mismo
  • EXTRA: Por qué invertir en experiencias y no en cosas

Evidentemente esto son los propósitos, pero estoy muy motivada y realmente convencida de que necesito cumplir con ellos con el objetivo de mejorar mi calidad de vida.

 

3 thoughts on “Buscando la sencillez: ideas para simplificar nuestra vida

  1. Suscribo al 100% lo que comentas, y en casa estoy también tratando de ponerlo en práctica. Yo cada vez que voy a comprar algo (sobre todo papelería, que es mi vicio) me pregunto ¿lo necesito o es capricho? Y el 90% de las veces, es capricho. Así que acabo no comprándolo. También me he propuesto utilizar todos los materiales que tengo en casa antes de seguir comprando (que esto parece un almacén!) y el tema de los libros, parece una tontería pero ¡teniendo bibliotecas, anda que no ahorras! yo me hice la tarjeta de la de mi ciudad el año pasado y voy de vez en cuando a coger alguno nuevo. Libro leído, 0€ gastados, yo contenta y mi bolsillo también… y no aumentas cosas por casa.

    Ánimo y a por una vida más sencilla!
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. ¡Y tanto! Yo acabo de guardar la ropa de verano y ya he quitado un puñado de cosas para dar… y para estas navidades hemos hablado con las familias para que no nos hagan regalos que, aunque sea con buena intención, muchas veces no aciertan y solo nos sirve para acumular!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s