Sobre el apreciar o aceptar las costumbres del extranjero

Cuando vivía todavía en España, sobre todo durante el último año y medio antes de mudarme a Francia, solía salir con mi francés y sus amigos/compañeros de trabajo que, en su mayoría, eran también franceses. A pesar de que yo misma, como viajera y bastante abierta de mente (o al menos eso creo), ya había remarcado las tediosas manías de mis compatriotas, las absurdas costumbres nacionales e incluso los hilarantes detalles que nos hacen únicos en contraste con nuestros vecinos europeos, he de decir que me tocaban las narices sus comentarios críticos y, en muchas veces, llenos de desprecio.

Yo entiendo que haya incomprensión, sorpresa e incluso disgusto. Pero desprecio… Y no hablo del toreo o tirar la cabra del campanario, que también provocan esa sensación a muchos otros españoles (yo entre ellos). Era el desprecio y la burla de mal corazón. No seré yo quien tire la primera piedra, puesto que también me río y a veces me irrito cuando me pasa algo aquí en Francia que no llego a comprender (y si no, para muestra un botón y otras tantas entradas que podría escribir). Pero no desprecio este país ni su gente, ni sus tradiciones, ni sus tonterías (¡que hay para escribir un libro!).

Cuando los franceses de mi entorno se ponían a criticar España o los españoles o tal cosa sobre el país, a veces me ponía a defenderlos a ultranza como si me fuera la vida en ello. Intentando explicarles el porqué y decirles que no es una tontería, que tiene su motivo… me dolía tanto que criticaran cosas que no eran tan graves que a veces defendía las que yo misma detestaba! Qué ironía… Pero es que me dolía que vieran la paja en el ojo ajeno y no vieran la viga en el suyo propio.

Llevo ya viviendo 2 años seguidos en Francia (casi tres años y medio en total en toda mi vida) y os puedo decir que en cada país hay cosas geniales (y cada vez que voy a otros países aunque sean completamente diferentes, como recientemente Cuba o hace tres años China, me afirmo más en ello). Pero luego te encuentras con personas que supuestamente viajan por el mundo y luego saltan con comentarios de lo más estúpidos.

Por ejemplo, critican que los españoles no tienen dos dedos de frente porque no se ponen gorro cuando hace sol (estábamos en un parque y los niños jugaban en la fuente) y luego van ellos y se van de senderismo en pleno agosto a las 3 de la tarde (y acabaron con una insolación). Aquí he visto gente roja como un tomate porque no se han puesto crema para ponerse moreno rápidamente.

En España tampoco saben hacer pan, es de malísima calidad (normal si vas a comprarlo a la tienda asiática de la esquina en vez de a una panadería en condiciones). Aquí he comido baguetes que eran puro chicle y eran de panadería.

No es normal que los comercios españoles cierren de 2 a 5 para irse a dormir la siesta! ¿Qué hago si tengo que comprar? Pues en Francia el comercio pequeño cierra de 12 a 2 de la tarde porque la gente también se toma su pausa para comer. El que no cierra es el comercio de cadena multinacional. Pero aquí no pasa nada, porque no duermen siesta.

¡Qué frío! ¿Acaso las casas no están acondicionadas para el invierno? Pues en Andalucía el invierno suele durar poco, así que las casas están mejor preparadas para soportar el verano (aunque ellos sigan diciendo que hace demasiada calor). Aquí cuando sube de 30 grados nos cocemos como gambas en todas partes (buses, casas…) o nos morimos de frío en los supermercados y centros comerciales. En mi trabajo desde abril hasta octubre estamos en mangas cortas, pero al salir hay días que llevo abrigo en pleno verano!

Los españoles conducen fatal (estos no deben haber ido nunca a Marruecos o China…), se saltan los semáforos y hacen lo que les da la gana. Parece ser que “hacer algo a la española” es hacer algo de manera cutre… tipo dar la vuelta en mitad de la calle; eso me ofende. Conduciendo aquí casi a diario yo he visto BARBARIDADES y he esquivado accidentes en la nacional a puñados. ¡Y encima les molesta que les claxones!

En fin, estas son algunas de las cosas que me vienen a la cabeza hoy, porque son cosas que me dolieron cuando las oí pero incluso las creí justificadas. Solo que al llegar aquí esto me parece peor todavía y no entiendo las críticas. A lo mejor yo conduzco muy bien, o siempre he comido pan de calidad, o soporto bien las temperaturas extremas… De alguna manera u otra, no quiero decir que unos lo hagan mejor que otros, sino que a nosotros nos parece mejor como se hace en nuestro rincón del mundo.

Durante el viaje a Cuba oí comentarios de gente del grupo que me dieron verdadera pena. Sobre todo cuando sabes a qué tipo de país vas de visita y tienes una idea de qué te vas a encontrar. Sinceramente no me gusta encontrarme cucarachas en mi habitación pero entiendo que debido a la humedad sea fácil que aparezcan (sobre todo cuando estás en mitad de la jungla). Quizás yo sea más tolerante, no lo sé; quizás es que he aprendido a no esperar demasiado en general de la gente ni de los lugares: así me sorprendo y disfruto mejor de las buenas experiencias (porque las hay, y muchas).

Lo bueno de viajar, supuestamente, es que se nos abren los ojos y, al poder entender y comparar diferentes costumbres, podemos llegar a la conclusión de cuál es mejor según nuestro punto de vista. Ninguna opción es perfecta al 100% y tampoco es insoportable al 100%. De verdad que hay cosas que valen la pena en todos los lugares del mundo, el problema es no ser lo suficientemente abierto como para aceptarlas tal como son.

Yo ya me he hecho a las cosas que no me gustan al igual que me hice a las que no me gustaban de mi país (a pesar de que allí se suponen que son normales y creces con ellas). Sé que Francia no será mi último destino y que viviré en otros países (o eso espero); lo más probable es que siempre haya cosas que no me gusten, que me disgusten, que me saquen de quicio, que me apenen, que me molesten… pero lo mejor es aceptarlas para seguir viviendo, apreciar (o intentarlo) el lado positivo incluso de aquello que más nos fastidia, y reírse mucho, sobre todo de sí mismo.

6 thoughts on “Sobre el apreciar o aceptar las costumbres del extranjero

  1. Tienes toda la razón y me ha gustado tu entrada mucho. Lo bueno de tener una pareja de otro país es que podemos hablar de las diferencias sin quejarnos. Bueno, a Mario le gusta quejarse mucho de los camioneros aquí porque conducen fatal. Además, como es más fácil sacar el carnet de conducir aquí, todo el mundo conduce peor. Obviamente, yo no ;)

    La gente que vive en otro país y sólo sabe quejarse… No entiendo por qué ha decidido vivir en otro país, la verdad. Hay que saber apreciar las diferencias y fijarse en lo bueno.

    Hablando del pan, es curioso que el peor pan que he comido en mi vida ha sido en Italia. En Florencia, concretamente. Ya sé que tienen buenos panes en Italia, pero entonces no teníamos mucho dinero y íbamos a restaurantes más baratos y turísticos, supongo. Y el pan que tenían allí era muy soso. Me parecía que no llevaban ni una pizca de sal.

    Me gusta

    1. Gracias, Kaley!
      A veces la gente no tiene más opción que vivir en el extranjero por trabajo y son poco tolerantes (o tienen poca paciencia). Pero lo más sorprendente es cuando es gente que elige vivir en un país extranjero…
      Yo también flipo con el pan, aunque no sé decirte cuál es el peor que he comido…

      Me gusta

  2. Hola, Irene. Gracias por compartir estas vivencias.
    Te muestro algo propio de un país aluvional como es el Uruguay: http://wp.me/pyM8s-2A
    Si bien es todo ficticio, hay mucho de vivencia propia en lo cotidiano del personaje, y muchísimos recuerdos familiares en “lo fraybentino”. Papá fue al liceo en Fray Bentos entre 1947 y 1950, ahí tenía profesores de idiomas venidos de Inglaterra y Francia. Sí, una profesora nacida en Lyon. Eran otras épocas, europeos que afluían a Sudamérica…
    Los seres humanos parece que somos cual aves migratorias que vamos por el mundo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s