Qué hacer en el condado de Cork

cork county

Antes de que acabe el año os quiero terminar de hablar del viaje a Irlanda de este verano (sí, y ya casi estamos en Navidad, jaja). Os prometo que está casi acabado, solo os quiero hablar de los sitios interesantes que se pueden visitar en los condados que visitamos. Hoy en concreto hablaré del condado de Cork y todo lo que nos ofrece más allá de la capital, Cork City (de la cual os hablé aquí). Si queréis tener toda la información turística os recomiendo visitar esta página web.

Si partís de Cork City como base, hay varias excursiones de un día o medio día. La primera que os recomendarán es visitar el castillo de Blarney en el pueblo del mismo nombre. En el pueblo no hay mucho que ver, a no ser que quieras visitar la tienda de productos irlandeses más grandes de la isla (o eso afirman ellos mismos), además del castillo y sus jardines. ¿Por qué es famoso si apenas hay una torre en pie casi derruida? Pues porque tiene una piedra en todo lo alto que, segúna la leyenda, si la besas, te da el don de la elocuencia. Yo no la besé porque me parecía asqueroso poner la boca en el mismo sitio que millones de personas de todas partes del mundo, pero vale la pena hacer la cola y subir hasta arriba para tener las vistas de los jardines. La entrada al castillo y jardines cuesta 13€, el autobús urbano 215 te lleva desde Cork por 7.60€ ida/vuelta.

DSC00086_副本 DSC00092_副本 DSC00094_副本

La otra excursión cerquísima de Cork City es el pueblecito costero de Cobh que está a menos de media hora en tren (un tren muuuuy lento). El billete de ida y vuelta vuesta 8.50€ por persona. Este es el mismo tren que va a Fota, donde hay una especie de zoo/reserva animal que anuncian por todas partes (yo no voy a zoológicos así que ni idea de cómo será). ¿Por qué viene la gente hasta Cobh? Pues porque fue la última escala del Titanic. Cobh es pequeño, no tiene mucho que ver a parte de la catedral de Saint Colman en lo alto de la colina, un montón de casitas de colores al borde del mar, y un par de monumentos y museos sobre el Titanic y otros barcos. Justo al salir de la estación de tren tienes el Cobh Museum y el Cobh Heritage. No visitamos ninguno porque el precio nos parecía excesivo, pero está bien para los interesados en la emigración europea. Después está el Titanic Experience, un museo sobre el Titanic que se centra en los irlandeses que subieron a bordo en Cobh y parece ser la mejor atracción de Cobh.

DSC00103_副本

La última excursión que hicimos desde Cork fue a Kinsale, otro pueblo pesquero conocido por el buen pescado y marisco, y por ser el escenario (sus aguas) del hundimiento del Lusitania en 1915. El centro es monísimo, con calles muy limpias y coloridas. Hay varias rutas de senderismo alrededor, que bordean la costa. Algunas de ellas te llevan hasta los fuertes que los ingleses construyeron en varios siglos. James Fort es prácticamente ruina y es más difícil llegar a él. Nosotros optamos por Charles Fort, con una ruta más aceptable (aunque hay muchas colinas empinadas) y un mejor estado. Entrar cuesta 4€ y te gustará si te gustan los fuertes militares. Su gran particularidad es que tiene forma de estrella y muy buenas vistas de la bahía.

DSC00040_副本 DSC00046_副本 DSC00051_副本

Para nuestra última excursión fuimos a Glengarriff, un pueblo pequeñito que no tiene gran cosa que ver, pero desde donde salen los barcos que te llevan a la Garinish Island, la principal atracción. Esta isla es conocida porque hicieron de ella un inmenso jardín de plantas de todo el mundo. La particularidad que tiene es que el clima aquí es bastante suave y las plantas tropicales se encuentran a gusto. Antes de llegar al jardín pasamos al lado de varios grupos de focas que estaban tomando el sol. El barco cuesta unos 10€ y la entrada al jardín no lo sé porque nos invitaron (y no lo encuentro en internet). Nosotros tomamos esta compañía aunque también está esta otra.

DSC00192_副本 DSC00196_副本

Después fuimos en coche por la sierra camino de Bantry. Desde lo más alto pudimos ver toooooda la bahía (y un montón de ovejas) y os puedo decir que fue increíble. Aquí se pueden hacer muchos deportes de riesgo, senderismo (está en la Wild Atlantic Way), deportes de agua… y comer mucho pescado y marisco (yo siempre pienso en la comida ;). Tiene algunos edificios antiguos que pueden ser interesantes, el más conocido es la llamada Bantry House. Es una casa señorial del siglo XVII que se puede visitar (11€ la casa y jardines), con decoración y muebles de varios siglos.

DSC00200_副本 DSC00202_副本 DSC00204_副本

Hay otras muchas cosas que hacer en el condado, todo depende de lo que os interese, el tiempo y presupuesto que tengáis. Os hago un listado de otros puntos interesantes:

Al este del condado de Cork también puedes visitar Midleton, con el castillo de Barryscourt y la destilería de Jameson, o el pueblo pesquero de Ballycotton. Al oeste recomiendan visitar Baltimore, para disfrutar de la costa o acercarse hasta las islas; o Clonakilty, donde nació Michael Collins y hacen la famosa morcilla (o pudding como dicen ellos), y por supuesto, toda la costa salvaje.

Volveré pronto para acabar el último episodio de nuestro viaje con la última etapa: el condado de Kerry. Por cierto, todas las fotos son mías y están sin editar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s