Cuando los franceses… celebran la Navidad

A pesar de la mezcla cultural que acoge, Francia sigue siendo un país tradicionalmente católico y así lo atestiguan muchas tradiciones y fiestas del calendario. La Navidad no podía ser menos, y aunque poco a poco se ha vuelto un evento más comercial que otra cosa (como en el resto del mundo), sigue siendo una fiesta sobre todo cristiana en la que la gente aprovecha para reunirse con amigos y familia.

Por lo general, excepto aquellos que profesan otras religiones, la gente se suele reunir en familia para la Nochebuena (réveillon de Noël) y los creyentes asistirán a la misa de medianoche. En el menú del 24, el gran protagonista sería el tradicional pavo asado relleno de castañas, seguido del marisco (ostras, vieiras, etc.), el foie gras. u otros platos según cada región. El postre suele ser la llamada bûche de Noël, un dulce o helado en forma de tronco que recuerda los orígenes de la fiesta del solsticio de invierno.

El 25 de diciembre por la mañana, los niños irán corriendo a ver los regalos que les ha dejado Papá Noel al lado del árbol, uno de los iconos de la decoración navideña procedente de la cultura escandinava y germana. Papá Noel, al igual que Santa Claus en los E.E.U.U., deriva de la figura de San Nicolás que es quien trae los regalos a los niños en países como Holanda, Alemania o Austria el 6 de diciembre. Mientras que Santa Claus viaja en trineo tirado por renos, Papá Noël tradicionalmente va en burro, para el que los niños pueden dejar zanahorias antes de ir a dormir.

El día de Navidad, después de abrir los regalos, las familias vuelven a reunirse para comer de nuevo, esta vez al mediodía. Los platos suelen ser también especiales y elegantes, y la decoración va acorde. Los colores son los mismos que ya conocemos: rojo, verde, dorado… sobre todo en los adornos del árbol de navidad.

Esta es también una tradición procedente de los países al este de Francia, donde, hasta el estallido del capitalismo en los años cincuenta, la mayoría de los hogares tenía una escena de natividad. A pesar de ser un símbolo religioso, muchas familias siguen con esta tradición a pesar de no ser creyentes; pero el árbol de navidad tiene más presencia ya que puede no tener referencias religiosas. Hoy en día los niños reciben muchísimos regalos, pero hace unos cincuenta años lo normal era recibir una naranja y un pequeño detalle que cabían perfectamente en un calcetín.

Como podéis ver, muchas de estas tradiciones proceden de otros sitios y han ido evolucionando y extendiéndose de manera que son similares a las que vemos llegar incluso a nuestro país. El hecho de que Alsacia y Lorena, en la actualidad francesas, fueran territorios alemanes, ha hecho que se conocieran más fácilmente algunas de ellas. Por ejemplo, Estrasburgo es conocida por sus fiestas de Navidad, en las que puedes visitar el mercado navideño más famoso del país, beber vino caliente, ver el gran árbol de navidad, patinar sobre hielo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s