Mi experiencia inmigrante: el antes

Antes de nada, me gustaría aclarar que siempre he sido una afortunada. Nunca me he visto en la desesperación económica ni me ha faltado el apoyo de mi familia, que ha podido, afortunadamente, ayudarme cuando me ha hecho falta, no solo en cuestiones básicas como mantenerme materialmente, sino también, y sobre todo, emocionalmente.

Y es que a mí me encantan viajar y descubrir nuevos lugares. Cuanto más lejos, más me atraen. Si mi cuenta corriente (y mi sentido común) me lo permitiera, me pasaría la vida de ciudad en ciudad, de país en país. Por esta razón, jamás me he parado dos veces a considerar irme a vivir fuera de mi país. A pesar de que no pude irme de Erasmus porque a mi madre le pareció mejor que acabara mis estudios antes, ya había empezado a descubrir parte del mundo. Hice cursos de idiomas en el extranjero, trabajé un verano en París y, en cuanto me licencié, me fui a Perpiñán. Después de aquello volví a Francia y viví en Hong Kong una temporada.

Viajando por China.

Estas experiencias fueron de lo más enriquecedoras. Por fin aprendí a valerme por mí misma y luché contra el miedo a equivocarme que tantos años me ha condicionado. Mientras que aquí, en mi ciudad, tenía pavor de hacer cosas banales y dependía de los demás, en cuanto pisaba suelo ajeno me convertía en una persona diferente: libre, valiente, aventurera, feliz. No puedo negar que sufrí golpes de todo tipo que me ayudaron a madurar, pero el balance de aquellas estancias siempre fue más positivo que negativo y guardo bellos recuerdos de ellas.

Sin embargo, siempre tenía una fecha de caducidad. Cada vez que me monté en un avión sabía que tenía un billete de vuelta esperándome, tarde o temprano. Pero esta vez el billete es solo de ida y este hecho me aterra. Sé que es la mejor decisión que puedo tomar en estos momentos porque me voy con la persona a la que quiero y sé que vamos a estar bien, pase lo que pase. Yo ya sabía que el francés tenía billete de vuelta para su estancia en España, y no dudé cuando me pidió que me fuera con él. Aún así, no puedo evitar ponerme nerviosa, triste y agobiada cuando pienso que, esta vez, sí es de verdad.

Mi primera vez en Nantes.

Esta vez no tengo un curso de idiomas reservado para tres semanas; ni un contrato de siete meses. Esta vez me voy con el currículo en la mano y un montón de papeles de Seguridad Social. Me da miedo porque tengo que empezar de cero, no solo porque no conozca a nadie y mi familia y amigos de tantos años estén a más de 1.500 kilómetros de donde voy a vivir. Es que tengo que buscar trabajo y eso me angustia sobremanera. Y soy una afortunada, como he dicho antes, porque no me voy con una mano delante y otra detrás: me voy con mis ahorros de todo un año y con el apoyo de mi pareja. Además, he tenido la suerte de haber estudiado el idioma y dominarlo, lo cual facilita muchísimo cualquier cosa. No me voy sola, no estaré sola, y sin embargo así es como me siento.

Desde el verano de 2012 en que el francés se llevó parte de sus cosas, cada vez que ha ido a Francia ha llevado más y más. Se ha llevado hasta ropa y objetos personales míos. Estoy llenando cajas desde el año pasado y parece que esta vez es la última mudanza. Aunque llevo ya unos meses catalogando qué es digno de partir y qué no merece venirse, es difícil elegir; no cabe todo y tiro la mitad de lo que tengo sin querer pensar demasiado. Me pongo triste sin poder evitarlo; y es que no me caben tantos años en la maleta.

Sé que las cosas irán bien si me esfuerzo en que vayan bien. Conozco el país, ya he vivido en él y me sé adaptar a la cultura. Tengo a mi francés que me ayudará y apoyará sin duda en todo lo que haga falta. Todo apunta a que el comienzo no será tan difícil como podría serlo en otras condiciones. Lo único que me da miedo es no encontrar mi lugar, no encontrar trabajo y no hacer amigos.

Pero quién sabe. Lo mismo llego allí y me vuelvo a sentir libre, valiente, aventurera, feliz.

Os mantendré al corriente.

2 thoughts on “Mi experiencia inmigrante: el antes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s