Idas y venidas de una monitora afónica

Estoy sentada en la que llamamos sala de los colores porque tiene las sillas de colores diferentes. Simplemente es la sala de descanso con algunas máquinas expendedoras, pero aquí es donde hacemos los talleres de manualidades, como el que está a punto de acabar ahora. El aire está puesto, los niños terminan sus pulseras y el cartel que van a usar en la actuación de esta noche, la cual han preparado en el taller de teatro con otro de los monitores.

Desde hace unos cuatro días, estoy fatal de la garganta. Hoy estoy peor que nunca y he decidido que me voy a tomar un ibuprofeno esta noche. Justo he ido esta tarde a llevar a una niña de mi grupo, tocaya mía, a la que también le duele la garganta y no puede hablar mucho.

Lo de quedarme afónica no es solo por reñir a los niños todo el tiempo: porque van gritando por los pasillos, porque no se callan en clase, porque pegan o insultan a otro, porque no se acuestan y nos dejan dormir de una vez… También hemos tenido un momento divertido en el que hemos preparado un ataque sorpresa de globos de agua. Les hemos dicho que estaban castigados por hacer ruido, los hemos encerrado en el patio y los hemos puesto chorreando.

Después nos hemos ido todos a la piscinas, donde tanto niños como monitores se han empujado al agua, hecho ahogadillas y echado cubos de agua helada de la ducha por encima. Como la semana pasada ya me pillaron de prima y me pusieron chorreando, esta vez yo misma me he puesto mi bikini y lanzado al agua. Lo malo es que después me han lanzado como otras seis veces más.

En ese rato de piscina es donde he perdido por completo mi voz, que me ha vuelto esta misma mañana, una vez me he tomado mi segundo ibuprofeno y mi cuarto Strepsil. Lo poco de voz que ha vuelto me ha servido para volver a gritar en la excursión que hemos hecho al castillo de Cazorla y el río Cerezuelo. Espero que para mañana esté mejor porque antes de que se hayan ido los 84 niños de esta semana, llegarán 108 nuevas caras a las que poner nombre (y reñir).

4 thoughts on “Idas y venidas de una monitora afónica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s