{Objetivo 30} Hacer puenting

Algunos dirán que estoy completamente loca. Otros dirán que tampoco es para tanto. Pero desde el momento en que yo me dije a mí misma que quería hacer puenting, lo que la mayoría de la gente me dijo es que no se lo creían. Y es que no es que yo sea una persona precisamente aventurera ni a la que le gusten los riesgos. Sin embargo creo que ha quedado claro que puedo llegar a ser bastante valiente. Y con esto os diré que, además, fui la primera en saltar de todos los presentes.

El francés y yo teníamos un de esas cajas de experiencias para dos, con lo cual él quiso aprovechar para que yo cumpliera este pequeño sueño. A él le encanta la aventura, el riesgo y todas esas cosas deportivas. La cita había sido anulada por mal tiempo en marzo, por problemas del monitor en mayo, y ya por fin en junio pudimos ir al norte de Ronda a dar el “gran salto”.

Yo me lancé para ser la primera porque no quería que los gritos de los demás me echaran para atrás. El puente tan solo medía 20 metros y el sistema era por arnés en la cintura y cuerpo superior, no por los pies (entonces hablaríamos de otra cosa). Me puse mi casco y me engancharon a las cuerdas. Salté la baranda de piedra del puente y escuché las explicaciones.

Hay un milisegundo en el que no creí ser capaz de dar el salto, y como veréis en el vídeo (cortesía del francés), no me solté de las cuerdas. Los espectadores y futuros saltadores sufrían conmigo. Pero ahí fue donde mi cerebro dijo: “comosigas así, hoy no saltas”. Por lo que la siguiente vez que me fui a quedar pegada a las cuerdas, me dejé llevar y pegué el salto.

La sensación no tiene comparación con nada. Porque al dar el salto, que es voluntario, claro, tu cerebro espera volver a caer sobre tierra. Pero no, el peso de tu cuerpo cae libremente al vacío y tu corazón se para, te quedas sin aliento (casi no pude gritar), porque te das cuenta de que no hay suelo. Después las cuerdas ayudan a tu cuerpo a convertir esa fuerza en movimiento de péndulo por debajo del puente. Es una sensación increíble, un subidón de adrenalina que solo puedo comparar a las montañas rusas más descabelladas. Cada vez que pienso en ese nanosegundo en que decidí soltarme de la cuerda y caer, mi corazón se pone a mil por hora. Es lago que repetiré seguro, pero desde más alto ;)

Aquí los segundos previos y el salto mortal.

8 thoughts on “{Objetivo 30} Hacer puenting

  1. JAJAJA
    Javi se tiró en paracaídas (en tandem) y dice que el peor momento fue el de ver el suelo tan lejos del avión antes de saltar. Lo que pasa es que como él iba anclado al instructor, no tuvo que decidir el momento de saltar, simplemente el monitor saltó y el cayó detrás xD

    Me gusta

  2. Ostras aqui nos conociamos??? creo que no.. no??? en estas fechas digo, porque no me suena lo del puenting!!!!! :O :O
    Qué chulo!!! Y paracaidismo no te gustaria??? a mi me gusta mas, porque eso de caer totalmente de cabeza atada a una cuerda.. no me da mucha confianza.. jajajaaj

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s