Sumimasen: Tokio (II)

De nuestra experiencia en Tokio voy a terminar destacando uno de los últimos días y la visita a Disney Resort (que realmente se encuentra en otra localidad cercana).

El penúltimo día del año lo comenzamos paseando por el famoso parque de Ueno, una vez que habíamos conseguido salir (con vida) del animadísimo mercado Ame Yoko. No solo es concurrido, de calles y pasadizos estrechos, sino que encima estaba lloviendo y fue difícil esquivar los paraguas. Comimos en un puestecito de comida china sentados en unos mini-taburetes bajo un techo de plástico y goteras.

p1100145_副本Por la tarde fuimos a visitar el templo Asakusa Kannon, que es bastante conocido. Otra vez había empezado a llover y ya no dejó de diluviar en lo que quedaba de día. La calle que lleva a la entrada del templo está atestada de tiendas de souvenirs y productos típicos japoneses de todo tipo.

p1100150_副本_副本La noche la acabamos, chorreando, en Akihabara, el barrio electrónico y del mundo otaku. Siendo sincera, como ninguna de estas dos cosas me interesa, y con la que estaba cayendo, estuvimos poquísimo tiempo pero realmente no es más que un montón de enormes edificios de tiendas y neones.

p1100159_副本Como ya había visitado Disney Land en Hong Kong, mi regalo de navidad fue la visita al parque de Tokyo, pero para variar, decidimos ir a Disney Sea. Es el segundo parque del resort Disney en Japón y se inspira en los mares del mundo, con atracciones acordes a los mismos e inspiradas tambien en las películas de la franquicia que están relacionadas. p1100080_副本Así, en el mar de Arabia había atracciones basadas en Aladín, por ejemplo. Las zonas temáticas rodean un largo artificial enorme en el que te puedes pasear en góndola, y de fondo se puede ver el gran volcán que da acceso al centro de la tierra (una de las zonas se inspiraba en los libros de Verne).

p1100080_副本_副本No os voy a decir cuántas horas pasé haciendo cola porque creo que fue más que el tiempo que estuve en las atracciones. Cuando descubrimos el “single rider”, nos pudimos ahorrar una hora de media de espera por atracción. Ahora sí, la ambientación y la decoración no tienen comparación. Parecía tan real, esos sonidos, las luces, la decoración, los trajes de los trabajadores… increíble. Tenía el vello de punta de oír los tambores en la zona del Amazonas con Idiana Jones. Os prometo que era como estar en una película.

p1100094_副本_副本 El mundo subterráneo de las sirenas era una zona de juegos y atracciones para pequeños. Absolutamente cada cosa estaba pensada y decorada acorde con la temática de la zona. Y en cada zona tenían una especialidad diferente de palomitas: pimienta negra, curry, fresa, caramelo, sal marina… que, en contenedores de plástico en forma de cabeza de personajes, junto con los ya tan conocidos horteras gorritos de personajes, eran lo más vendido.

6 thoughts on “Sumimasen: Tokio (II)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s