Beijing (VI y último): el palacio de verano

Terminaré mi crónica sobre el corto pero intenso viaje a Pekín a pesar de que ocurrió hace más de un mes y que ya os he contado otras tantas cosas. Pero es que el último día visitamos el parque más bonito en el que he estado jamás en mi vida, puesto que el famoso Palacio de Verano se encuentra en medio de una gigantesca área verde con lago artificial incluido y montones de pequeñas estructuras esparcidas a lo largo de caminos serpenteantes.

Es enorme. Podríamos haber pasado allí varias horas. A pesar del frío, había un sol tímido que acabó apareciendo a través de las nubes. La entrada al parque cuesta muy poco, y después se pagan las visitas a algunos edificios, como la galería de arte con piezas de varias dinastías.

Como os podéis imaginar, los colores predominantes siguen siendo el rojo y los tejados en verde. Pero había muchos elementos decorativos en azul eléctrico y dorado, y numerosas esculturas de animales en blanco o bronce.

No recuerdo muy bien la historia, pero creo que en un principio fue construido para la madre de los emperadores. La señora se hizo un lago artificial por el que navegar y en el que incluso se podía pescar. También se construyó (la muy modesta) una réplica de una barco en mármol tan solo para tomar el té de la tarde. El barco tiene hasta un embarcadero propio, a pesar de que no se puede mover (evidentemente).

En verano hay unas barquitas de pedales que se pueden alquilar para pasear por el lago.

Gran parte del jardín es artificial, hecho por el hombre. Pero aún así parece perfectamente puesto por la naturaleza y la tranquilidad que reina lo hace un lugar ideal para ir a pasear o descansar. También hay gente que va para practicar taichi u otras artes marciales.

Tiene el corredor más largo del mundo, hecho enterito de madera. Está pintado en tonos verdes y azules con escenas de la mitología china o simplemente paisajísticas. Cada dintel tiene una pintura diferente, no hay dos exactamente iguales.

Sufrió varias destrucciones a lo largo de su historia y fue reconstruido en gran parte después de algunas guerras. Las restauraciones son carísimas y aunque la última tuvo lugar para los JJ.OO., todavía se ven personas trabajando para arreglar diferentes cosas. Aún así, se ve que en algunas partes está muy deteriorado y que queda trabajo por hacer.

2 thoughts on “Beijing (VI y último): el palacio de verano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s