Macao: ciudad de contrastes

Macao (o Macau) fue el primer territorio que los chinos dieron a una nación europea, la portuguesa. Fue además la última colonia, siendo devuelta un poco después que Hong Kong. Lo bueno de Macao es que conserva el sabor tradicional que los portugueses le dieron. No hay rascacielos gigantescos abarrotando las calles. Los edificios son medianos y el centro parece sacado del sur de Europa. Hay una mezcla con la cultura china que no es desagradable.

Macao también es famosa por el Gran Premio de moto y Fórmula 3, además de por ser Las Vegas de Asia. Está inundada de casinos (que es la parte menos bonita de la ciudad). Aquí viene la gente a dejarse el dinero en complejos de lujo.

Nosotras llegamos hasta allí en un ferry exprés que sale de Hong Kong. Tarda una hora y pico y tras pasar aduanas (porque esto es como otro país), ya puedes irte a disfrutar de los “pasteis de nata”, también conocidos como “Portuguese eggtarts”. ¡Qué delicia!

Templo a la diosa Tin Hau. En Macao se la llama Ma, y el nombre de la ciudad significa “bahía de Ma”. Es la diosa de los navegantes y sus templos están cercanos al mar. Este es el templo más antiguo de la ciudad.

Fijáos cómo detrás del árbol donde la gente ha colgado sus deseos, hay una pintura de un barco en la piedra. Es la representación de los navegantes en el templo.Depués fuimos a conocer el centro histórico, con el ayuntamiento, el consejo, las iglesias, los comercios… y los turistas.

La iglesia de San Pablo de la que tan solo queda la fachada en pie, la lado de la fortaleza y sus jardines, al final de las escalinatas procedentes del centro.

Por la noche fuimos a un casino, pero como no jugamos, nos aburrimos un poco.

Al día siguiente teníamos todavía que ver algunas partes típicas. Fuimos a ver un último templo en la parte norte, pero nos perdimos y dimos un montón de vueltas. En todo momento fuimos usando los minibuses que recorren la ciudad, son muy prácticos y baratos.

Después, el Jardim De Lou Lim Ioc. Con un lago en el centro, lleno de viejecitos y familias paseando entre sus bonitas estructuras y plantas.

Y para acabar con la visita, nos montamos en un teleférico raquítico que parecía un zapatito de bebé, hasta la colina del parque por el que, andando poquito a poco, llegamos al primer faro moderno construido en Asia.

2 thoughts on “Macao: ciudad de contrastes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s