Rápida visita de Dubai

Antes de llegar a Hong Kong, decidimos hacer una paradita rápida en Dubai aprovechando que la compañía hacía escala allí. Qué mejor ocasión para conocer un país de Oriente Medio sin tener que planear un viaje exclusivo. Dormimos dos noches y tan solo aprovechamos uno de los días porque estábamos cansadísimas del jet lag y del hecho de que  no dormimos nada en el avión durante la noche. Fue un poco de cura de sueño con una visita exprés.

Como mis compañeras de viaje no querían hacer el otro tour por el desierto (de esos con camellos y fogatas en la arena), me tuve que contentar con el tour por la ciudad. Pero qué decepción. Dubai es una caldera en la que solo puedes hacer dos cosas: o asfixiarte en la calle o meterte en uno de los tantos centros comerciales que hay. El aire de la calle es ardiente, no te deja respirar, se pega a todo tu cuerpo. Tanto las gafas como el objetivo de la cámara se me empañaron.

En el tour pudimos ver algunas cosas interesantes (y otras no tanto). Para empezar el museo de la ciudad (vale la pena visitarlo y tan solo costaba 3 dirhams entrar, menos de un euro). En el edificio de una antigua cárcel, tenían reproducciones de las antiguas casas de los primeros habitantes del desierto (que eran nómadas), y después, en una sección climatizada, había exposiciones con explicaciones de un montón de aspectos de la vida de Dubai y los Emiratos Árabes a través de la historia. Me pareció muy interesante poder pasearme entre beduinos, o el zoco, o el desierto, y aprender sobre la astrología, las costumbres, la pesca… Todo muy bien representado. Lo único malo era volver a salir a la calle y coger el autobús. Menos mal que nuestro guía era muy simpático, hacía bromas, y nos tenía agua fresquita preparada para no deshidratarnos.

Lo más decepcionante es que nos llevó a muchos centros comerciales y zonas de tiendas, mientras que nosotras habríamos querido bajarnos mejor en el zoco viejo. Dubai es una ciudad que, lamentablemente, se ha construido en los últimos veinte años y no tiene realmente un atractivo centro histórico. De lejos se veían grandes carreteras que conectan las zonas de edificios de cristal que tocan las nubes. Todo es artificial y lujoso.

Nos paramos una vez en la playa para probar esa arena finísima y ese agua caliente (en la que me habría encantado dame un buen chapuzón, parecía una terma). Detrás de mí se puede ver (en la foto anterior) el hotel más caro de la ciudad, al que hay que pagar incluso para entrar y luego poder ir a la cafetería (también la más cara). Tiene forma de vela y con el sol ya cayendo sobre él era como un espejismo.

La última parte del tour la pasamos viendo la isla artificial en forma de palmera y una rápida parada en el Mall of Dubai para ver la fuente bailarina, que, como bien se puede deducir, bailaba al son de una canción árabe muy movidita. Tengo un vídeo pero no suficiente conexión a internet para ponerlo. Estuvo interesante pero, de nuevo, demasiado moderno para mí.

4 thoughts on “Rápida visita de Dubai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s