Mont Saint Michel

Para llegar cogimos una lanzadera que nos dejaba a los pies del monte y así nos despreocupábamos del aparcamiento.

No tuve que pagar entrada porque aún tengo 25, así que nos salió como un 2×1. Mejor, porque es caro. Pudimos visitar la abadía y el monasterio libremente con nuestra guía Michelín.

Es inmenso e impresionante. Además hacía buen tiempo si consideramos que, a pesar de la nubes y cielos grises de vez en cuando, hacía calor. Más de la esperada.

La marea estaba baja y se podía ver toda la bahía sin agua, con el reflejo del sol sobre la arena aún mojada. Había gente que se aventuró a pasear por ella.

Las calles están llenas de tiendas de souvenirs y de gente; es un hormiguero. Me ha sorprendido que había muchas tiendas y restaurantes con letreros y  menús en japonés.

6 thoughts on “Mont Saint Michel

  1. Yo fui cuando tenía 15 años con mi familia francesa de adopción y me encantó! Fuimos temprano por la mañana y la marea estaba baja, y pasamos todo el día allí; cuando salíamos por la tarde, la marea estaba alta, y solo había un caminito por el que ir.

    Me gusta

    1. no sé si habrá cambiado pero solo hay una carretera para llegar y solo acceden los autobuses, ahora los coches tienen que quedarse más atrás, lo cual está bien porque no contamina ni molesta a la vista.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s