Yo fui una vez a América

Para el cumpleaños de mi hermana, le preparé un álbum de fotos solo para ella para que no se quejara más de que yo monopolizaba todos los álbumes de la casa. (¿Qué culpa tengo yo de ser un poco chupacámaras?) Para ello, en vez de escanear (porque no tenía tiempo ni ganas), hice fotos de las fotos que teníamos reveladas desde chicas… y cronológicamente llegué hasta el año 2000, cuando fuimos de viaje a Estados Unidos. Como quiero que se quede este recuerdo en alguna otra parte que un cajón, voy a compartir rápidamente las claves de este “roadtrip”.

La amiga de mi madre es cubana y conocimos a su prima cuando vino a Sevilla el año anterior. Nos invitó a Miami y entre todos organizaron un viaje de tres semanas a Estados Unidos. Iríamos a Miami y luego alquilaríamos un coche para visitar otros lugares.

La casa era enorme, tenían muchos perros y un jardín paradisíaco. Hacía mucha calor, pegajosa, y nos resfriamos casi todos porque en todas partes el aire acondicionado estaba puesto a tope.

Fuimos al acuario de Miami, a Miami Beach, al “downtown”, a la pequeña Habana… y uno de los días nos fuimos en el pequeño barco de un primo a dar una vuelta por el mar. Pudimos bañarnos en mitad de la nada y dar pie. Vimos las casas de los famosos como Gloria Estefan o Julio Iglesias.

Considero mi adolescencia como la peor parte de mi vida.

Después fuimos en el “roadtrip” famoso camino de Orlando y sus parques de atracciones. Visitamos el Magic Kingdom (como DisneyLand Paris), Epcot (la ciudad sostenible del futuro) y Universal Studios (que fue mi favorito de todos).

En Epcot con un intruso. Sí, mi camiseta es del Disney Channel.

Aquello es como un mundo aparte. Con sus carreteras propias, sus señales propias, sus ciudades, sus hoteles, sus centros de ocio y compras…

De camino a Nueva York nos paramos en Richmond (Virginia) y en Washington D.C.  Lo más memorable del camino fue que la policía nos paró en Georgia por exceso de velocidad, y que dormimos en un motel como en las películas. En Nueva York, por supuesto, lo pasamos pipa aunque solo estuvimos 3 días.

Mira, las Torres Gemelas.

Cogimos un barco hasta Ellis Island, la isla de acceso de todos los inmigrantes que llegaban de Europa. Fue un poco escalofriante ver aquellas maletas y los objetos personales. Más escalofriante fue ver un McDonald’s en la planta baja del museo.

En la Isla de la Estatua de la Libertad, no pudimos subir porque estaba de obras, pero nos hicimos fotos, observamos el paisaje… y a la vuelta vimos lo básico de la ciudad en uno de esos autobuses con el techo descubierto. Vimos Central Park, el Rockefeller Center, Broadway, Madison Square Garden, Times Square… increíble.

La idea era continuar hasta las cataratas del Niágara, pero por cuestiones ajenas, nos dimos la vuelta. Aprovechamos los últimos días para ir a los Keys de Florida, unas islitas maravillosas al sur de la península que están comunicadas por puentecitos. La arquitectura es colonial (allí tenía su casa Hemingway) y la naturaleza quita la respiración. Fue la primera vez que comí en un Burger King (probé muchos restaurantes de comida rápida en este viaje), y me hice un esguince al bajar las escaleras del baño.

A la vuelta, cogimos nuestro avión otra vez a Madrid, nuestro AVE hasta Córdoba, y fuimos a recoger nuestro coche y nuestra perra que nos habían estado esperando en casa de mi tía. Fue un viaje único.

3 thoughts on “Yo fui una vez a América

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s