Huevos bretones {receta}

Esta receta la encontré allá por 2009 cuando buscaba cosas interesantes que cocinar mientras estaba en Francia. Poco a poco la he ido modificando para hacerla más fácil y en tan solo media hora poder tener una comida rica. Os la dejo por si queréis probarla en casa, ya que se puede hacer con cosas que se tienen fácilmente en la nevera.

INGREDIENTES (para 4 personas aprox.)

4 huevos – 200g de bacon – 200g de jamón york – 1 cebolla – una lata mediana de champiñones en láminas – una lata mediana de tomate natural entero pelado (o triturado para acelerar el proceso) – queso rallado

Opcional: un vaso de caldo de pollo (y si se echa no hay que sazonar). A veces le pongo también zanahoria, pero tengo que echarla al principio para que se haga bien. La receta original incluía además dos o tres cucharadas de harina, ahora os explico.

Para acompañar suelo hacer patatas al horno, con sal simplemente o con bacon y queso rallado por encima.

INSTRUCCIONES

1. En una olla de gran diámetro echamos aceite de oliva y la cebolla picada o en trocitos pequeños. Mientras se va haciendo, cortamos el bacon y el jamón york en trocitos y luego los añadimos, cocinando a fuego medio.

2. Si hemos cogido tomate entero, lo picamos y vamos echando y repartiendo por la olla. Ponemos un poco del caldo que viene en la lata para que se vayan cocinando los ingredientes en él. Si es tomate triturado, echamos algunas cucharadas hasta formar una base homogénea con los otros ingredientes.

3. Echamos también los champiñones (si son naturales el sabor es mucho mejor). Dejamos que se vaya haciendo.

4. Si vemos que se va quedando “seco”, vamos añadiendo un poco más de tomate. Si queremos poner el caldo de pollo para que quede más sabrosón (recordad no echar sal), calentamos un vasito de caldo de pollo (en el microondas) y lo añadimos. Esto le da más sabor pero tardamos más en hacerlo.

5. En la receta original, para compensar el vaso de caldo, había que añadir harina (dos o tres cucharadas, según cantidad de sofrito) y remover para que la base se quedara más compacta. Yo he dejado de hacerlo porque me gusta que se quede la salsa más líquida: solo basta con echar menos caldo de pollo y menos tomate.

6. Llega el momento de echar los huevos. El sofrito debe formar una base de entre dos y tres dedos de espesor. Haremos un pequeño hueco en forma de nido en el sofrito (sin que se vea el fondo de la olla) y ahí mismo pondremos el huevo. Ponemos los cuatro huevos situados estratégicamente por la olla para que no se toquen entre sí.

7. Ponemos una pizquita de sal en cada huevo y los cubrimos de queso rallado. Yo cubro casi toda la olla de queso, pero lo fundamental es cubrir el huevo por completo para que, al hacerse, el queso se quede fundido en la clara.

8. Bajar el fuego y dejar que se hagan. Si cubrís la olla el queso se hace antes con el vapor. No tiene que hervir, porque el sofrito ya está hecho cuando echamos los huevos.

Lo bueno de esta receta es que si te falta jamón puedes poner pollo, si no tienes caldo de pollo o no quieres poner tanto tomate, solo tienes que rebajar la cantidad. El caso es hacer una base en la que cocinar los huevos cubiertos de queso. Luego solo hay que sacarlos con una espátula y añadir el sofrito y el acompañamiento (patatas, pasta o arroz). Es una receta que puede salir bastante sencilla y en la que el calcular “a ojo” es totalmente válido e, incluso, recomendable.

3 thoughts on “Huevos bretones {receta}

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s