Un buen fin de semana

Aunque no tengo fotografías que lo testifiquen, os voy a contar el fin de semana que pasé, entre otras, celebrando mi cumple. ^^ No hice fotos no porque no llevara la cámara, ¡sino porque me daba vergüenza sacarla!

Estos días los he pasado con una familia que son amigos nuestros, viven en otro pueblo a unos veinte minutos. El viernes organizaban un “loto” (bingo benéfico) para recaudar dinero para el viaje de fin de curso del “collège”. Era en la sala de fiestas de Vayrac, un pueblecito pequeñito (que estaba metido allí entero). Al principio se iba a línea, y después a cartón completo para los premios gordos.

Yo nunca he ganado jugando al bingo, no tengo suerte, qué se le va a hacer. Pero el viernes, al contrario que mucha gente, ¡hice tres líneas! ¡Tres! :O Increíble. Lo que pasa es que cada vez que decían el último número que me faltaba, en vez de decir “quine”, pegaba un grito y todas las niñas de alrededor mía pegaban un respingo. Fue súper divertido ;)

Lo que pasa es que como hice línea a la vez que otra gente, se echaba a suerte con una baraja de cartas, donde el número más alto ganaba, y yo solo lo saqué una vez :( Y en vez de un bonito lot de toallas o cacerolas o café o paté de pato, gané – tomen nota señores – 20kg de patatas. Sí, sí. 20kg nada más y nada menos. Todo tiene el lado bueno: ya no me gastaré un duro en acompañamiento para mis filetes hasta que vuelva a España :)

La blusa (de Teddy Smith)
La blusa (de Teddy Smith)

Esa noche dormí en casa de Camille y Léa, y al día siguiente nos fuimos a Brive. Al final me compraron un regalo (muy a mi pesar y a mi reticencia persistente) en una tienda muy chula (una blusa muy mona) y antes de ir al cine a ver “Twilight Tentation” fuimos a un italiano, donde les invité a comer para celebrar mi cumple. La pizza estaba buenísima y la película estuvo bien (no se puede pedir más de donde no hay, la verdad). Después compramos las cosas para hacer una cena entre todos en la casa.

Además de la blusa, Murray me regaló una taza de Hello Kitty para mis desayunos (porque vio que tenía el calendario de adviento de la Kitty en mi mesita de noche) y una bolsa de chucherías (¡así nunca se falla!). Corinne, la madre, me preparó un centro de mesa muy chulo con piedras de colores perfumadas y flores y una de las profes de español me llevó a comprarme un collar que elegimos entre las dos, de bolitas de madera en tonos morados.

Mi collar, mi taza y mi MP3 (regalo de Alberto)
Centro de mesa hecho por Corinne

Esa noche me volví a quedar a dormir con Garfield. Garfield es uno de los tres gatos que tiene la familia, además del perro. A Garfield le gusta mucho dormir arriba con las visitas, estar acompañado. Yo no soy muy amiga de los gatos, la verdad, pero me gusta mucho la sensación de tener a alguien a mi lado (aunque el muy pesado no me dejaba ni quitar el edredón para acostarme, ¡está gordísimo!).

El domingo fue un día tranquilo, hicimos de comer, vimos una peli. Me gusta mucho que hayamos encontrado a esta familia y que sean tan amables con nosotros; me gusta sentirme rodeada de gente porque en casa, en cuanto los niños se van, se hace el silencio y hace un frío que pela.

Este fue mi finde. Ahora empieza una semana cargadita. Estoy muerta. Un saludito.

2 thoughts on “Un buen fin de semana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s