Verano de sol (III): Berlín y Gran Canaria

Como el retraso en mis crónicas de verano es más que evidente, pero quería terminar de contarlas, he decidido terminar rápidamente con los dos últimos viajes que hice antes de irme definitivamente a Francia.

3. BERLÍN

fL9jnzxl4s7j-flyZDis.0
En el Holocaust Memorial

Mi hermana ha estado estudiando alemán durante algunos años y decidió que este verano se iría unas semanas a hacer un curso en Berlín. La mujer con la que vivía le dijo que podía quedarme si quería y me fui cinco días a visitar la capital alemana.

Berlín me sorprendió para bien porque es muy distinta y mixta, hay cosas que no encajarían en cualquier otro sitio pero allí sí. Me dio mucho respeto la concienciación con respecto al Holocausto y el civismo del que carecemos en nuestro país – pero al fin y al cabo, la personalidad de la población corresponde a su historia y el clima, siempre el clima. Hay gente de toda clase  y condición y todos – la mayoría, como en todas partes – respetan las normas, las reglas, las leyes. No hace falta que haya nadie controlando que la gente no haga algo porque no lo van a hacer. En el metro no hay que picar el billete al entrar, solo si ALGUNA VEZ aparece el revisor, tendrás que mostrárselo. Sin embargo, todo el mundo tiene su billete.

r5ulpMs8IiIREYrlqrJj.0
Brandenburg Tor

Así que tuve que visitar la ciudad en parte sola, mientras mi hermana estaba en clase, y yo de alemán no entiendo ni papa. Pero me las arreglé como pude con el inglés porque mucha gente lo habla, sobre todo en zonas turísticas. Visité los puntos más estratégicos de la ciudad, lo básico desde que tomé la nueva política del turismo: no pegarme palizas, ir poco a poco y ver lo esencial disfrutando de pausas estratégicas. Paso de matarme y volver más cansada y agobiada de lo que estaba al principio.

El tiempo fue buenísimo, sol y más sol, mucha calor, exceptuando el día del diluvio, que aproveché para ir de museos en la Isla de los Museos, obviamente, y la Catedral, que está al lado. También fuimos a la parte alta del Reichstag, con audioguía incluida (todo gratis). Esta visita me encantó porque se podía ver toda la ciudad, explicaban absolutamente todo y la cúpula del edificio es fantástica. La arquitectura es fantástica en Berlín, de todos los estilos y todas las épocas.

Altar de Pérgamo
Altar de Pérgamo
Noche de salsa
Noche de salsa

También salimos por la noche a varios sitios con los amigos de la escuela de mi hermana. No es que yo sea una party girl y me encante ir de discos y escuchar dance o house, pero fuimos a algunos bares chulos y terrazas con artistas callejeros amenizando la velada. Otra de las noches fuimos a un bar de salsa donde TODOS parecían bailarines profesionales a los que yo no les llegaba a la suela de los zapatos.

4. GRAN CANARIA

DN2JVRm1KWqndIOvLI8c.0
Noche de fiesta

Y para finalizar la temporada, me fui a Gran Canaria con unas amigas a pasar una semanita de relax y disfrute. Nos salió por una ganga y no podíamos dejarlo pasar. Teníamos pagado transfer y en el hotel era ¡TODO INCLUIDO! Estábamos más rato comiendo en el buffet o en el bar de la piscina. Todos los días mi postre era helado, entre tres y cinco bolas ;)

Nuestro hotel estaba en la zona sur de la isla, Maspalomas, donde hay una reserva natural con una laguna y una zona de dunas genial. Lo malo era que el horario del bus para la playa era bastante malo y solo estábamos unas dos horas para volver antes de que cerraran el comedor. En el hotel teníamos unas piscinas enormes, con agua salina, tobogán y un jacuzzi que siempre estaba lleno de viejos y no pudimos usar hasta el último día porque empezó a chispear y la gente se fue.

tAYl7VV8pnTBBRr1Ap1R.0
Dunas

Me lo pasé muy bien porque hicimos un poco de todo. Alquilamos un coche durante dos días y así pudimos ir a otros sitios, como Arucas, donde hay una catedral semejante a la de Burgos construida en piedra volcánica; la Caldera de Bandama, una depresión genial en medio de la isla; Las Palmas, donde visitamos el centro histórico; Mogán y el sur de la isla donde estuvimos en una playa artificial con arena del Caribe.

Por la noche siempre aprovechábamos el final del “todo incluido” para beber y luego nos íbamos fuera. Estuvimos un día en un bar chulísimo en plan “ibicenco” con terraza y los otros días estuvimos en la zona de marcha donde ya hasta nos conocíamos a los chavales del bar. Y una de las noches hasta hicimos amigos canarios y nos fuimos con ellos a la disco. La verdad es que estuvo genial.

Y todo esto tuvo lugar antes de acabar en Francia. Un buen verano, bastante más intenso de lo que esperaba. El año que viene, más.

4 thoughts on “Verano de sol (III): Berlín y Gran Canaria

  1. Me alegro de que tuvieras un verano tan bueno!!
    A mí también me encantó Berlín cuando fui hace tres años… Me hizo un calor ese día…!!!! Venía de Hamburgo, y allí el clima era más frío. Y me pilló por sorpresa!
    Pero si te gustó Berlín, creo que te gustaría aún más Hamburgo… Al menos eso me pasó a mí :)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s