La casita de muñecas

Cuando hice la comunión, me regalaron una casita de muñecas de madera. No tenía más que la pintura de fuera y unas cortinitas de encaje amarillento; por dentro no había nada especial, pero yo jugué con esa casita miles y miles de horas. Mis padres me compraron, en múltiples ocasiones, mueblecitos de madera pequeños y fascículos de decoración con elementos varios, pero cada uno distinto del otro.

P1130121_副本Así que yo, hace unos años, decidí arreglar mi casita en condiciones. Compré papel adhesivo de diferentes estampados, pintura, y la desmonté entera. Empecé un trabajo monumental que no llegué a terminar, y mi pobre casita acabó en el trastero olvidada. Hasta este verano.

La idea rondaba en mi cabeza y, aprovechando el viaje inesperado a España, me puse manos a la obra. Casi todo estaba estropeado desde entonces, pero pude aprovechar las paredes de la cocina y el suelo del salón. Esta es la planta baja, con el salón a la izquierda, la cocina a la derecha, y el porche delantero.

P1130130_副本 La cocina tenía un estampado de cuadros verde y blanco, y compré otro papel de madera oscura para hacer el suelo y el marco de la puerta. Aproveché que me sobró y decoré también las paredes. La parte más difícil es hacer las ventanas con el cúter, pero después de la primera, todo parece más fácil.

P1130122_副本 P1130123_副本Así quedó la cocina una vez pegadas las paredes:

P1130133_副本 P1130141_副本Reciclé las antiguas cortinas, aunque las corté y les di un cambio para que no fueran iguales en todas las habitaciones. Después solo quedaba decorar con los pocos muebles que había ido juntando a lo largo de los años: dos alacenas de madera, una mesa y una silla, unas vasijas de barro, unos cubos y sartenes.

P1130168_副本 P1130169_副本 P1130171_副本Como no tenía fregadero, aproveché un lavabo demasiado grande cuya base se había roto y le hice un mueble con unas cajas de cerillas y chinchetas; también hice una especie de chimenea con una caja de medicina y una radiografía. P1130173_副本Y esa es la primera habitación de mi casita de muñecas. Os enseñaré lo que hice en las otras habitaciones poco a poco.

Las vacaciones de verano

El gran secreto que no he compartido aún con vosotros es que, después de mudarnos a Francia a principios de julio, nos fuimos a España unas semanas… Sí, sí. Apenas estábamos acostumbrándonos a la vida en nuestro pueblecito, apenas habíamos hecho la mitad del papeleo que teníamos que hacer, apenas había vaciado la maleta que la tenía que volver a llenar… Por cuestiones de trabajo de mi francés, volvimos rápidamente unas semanas a España, que yo aproveché para descansar, ver a mi familia, y comer exageradamente, entre otras cosas.

P1130115_副本Estuve unos días en Sevilla, durante los cuales me dediqué de lleno a preparar un pequeño proyecto que compartiré prontísimo en el blog, y pude ver a algunos amigos para una segunda despedida. Después estuve otros días en Fuengirola, disfrutando del buen tiempo y la tranquilidad, además de mi familia. P1130117_副本Al principio no me atraía la idea de tener que volver a España tan pronto. Creía que tendría un efecto negativo en mi estado de ánimo, ya que me estaba costando un poco aceptar que esta sería mi casa a partir de ahora. La otra opción era quedarme aquí sola durante casi un mes, sin internet ni amigos, y apenas unas horas de trabajo a la semana… Pensaba que me volvería a deprimir a la vuelta, pero tengo que admitir que no está siendo duro para nada.

P1130119_副本Desde que volvimos a Francia a mediados de agosto, no he parado de hacer cosas, de salir, de ver y conocer gente, de trabajar… Os quiero contar muchas cosas interesantes, pero aún no tengo internet en casa y es complicado. Os dejo con este modelito que, en principio, iba a ser para una ocasión especial… pero supongo que cualquier día tiene derecho a ser especial, ¿verdad?P1130120_副本Camiseta: ZARA. Falda: Stradivarius. Bolso: PRIMARK. Zapatos: porronet. Pulseras: TOUS y PULL&BEAR. Gafas: RALPH.